Comunicarse y compartir

J. Fernando García Gutiérrez.
Página profesional.
 CURSOS

IV. 2. 

Para el aprendizaje de la gramática no es imprescindible su enseñanza explícita. Cuando un hablante no recibe una docencia explícita de una segunda lengua, pero la aprende en los contextos naturales en los que se aprende la primera (en el trabajo, el comercio, la calle, en sus relaciones sociales, viendo la tele, etc.), puede llegar a adquirir una competencia comunicativa completa en esa lengua, pero suele hacerlo con algunas incorrecciones de gramática, vocabulario, fonética, etc. Sin embargo, esto demuestra que puede aprenderse una lengua extranjera sin el apoyo explícito de la gramática; las personas que la aprenden mediante su uso en situaciones de comunicación natural consiguen dominar intuitivamente gran parte de las reglas gramaticales de la nueva lengua y aplicarlas correctamente; aunque no puedan hacer alarde de un conocimiento declarativo, ni falta que les hace, como tampoco a la mayoría absoluta de los hablantes de su lengua materna.

 Ahora bien, por otra parte, la enseñanza de la gramática puede representar una gran ayuda para un aprendizaje más efectivo de la lengua extranjera, las personas que siguen algún tipo de enseñanza aprenden más deprisa las reglas de la gramática y consiguen finalmente expresarse con menos errores.

 Por otra parte, es interesante destacar que en el aprendizaje de la gramática existen unos estadios naturales que la enseñanza no se puede saltar. Por lo tanto, por mucho que en clase se expliquen determinados fenómenos gramaticales y se realicen ejercicios sobre ellos, los alumnos previsiblemente no los aprenderán (adquirirán un conocimiento instrumental de los mismos) hasta que hayan alcanzado el correspondiente estadio natural del proceso.

 Esta realidad nos lleva a otra no suficientemente ponderada a pesar de su obviedad: el conocimiento explícito de un fenómeno lingüístico no se corresponde automáticamente con la capacidad para usarlo. Los alumnos podrán demostrar un conocimiento declarativo de un fenómeno concreto (normalmente a petición del profesor), pero se mostrarán incapaces de aplicarlo espontáneamente en un uso natural de la lengua.