Comunicarse y compartir

J. Fernando García Gutiérrez.
Página profesional.
 CURSOS

IV. 4. 

Otro aspecto importante es que cuando damos explicaciones gramaticales sobre un determinado punto, o bien cuando respondemos a una pregunta de nuestros alumnos, no necesitamos hacer una presentación completa del tema gramatical al que se refiere ese punto. En nuestras clases no se analiza la lengua, sino que se aprende a usarla. Y esto, con frecuencia, en contra de las propias opiniones de nuestros alumnos que pueden creer que sí necesitan saberlo todo. Nuestra sensibilidad como profesores debe permitirnos discernir en cada ocasión hasta qué punto llegamos en la explicación de modo que no frustremos la curiosidad de los alumnos, ni les desbordemos con un exceso de información y normativa.

 Debemos tomar conciencia de que nuestros alumnos aprenden por sí mismos, y nosotros somos sólo un apoyo (tal vez el más fuerte) para su aprendizaje. No podemos controlar su programa interno de aprendizaje que se va desarrollando de forma inductiva en respuesta a múltiples estímulos lingüísticos. Por eso, una actitud conductista no es aconsejable, es más recomendable ayudar a los alumnos a plantearse preguntas, animarles a buscar respuestas, guiarles en el uso autónomo de obras de referencia y oportunidades de uso.

 Así iremos creando las posibilidades de desarrollo de procesos de apropiación de las reglas gramaticales. Conviene dejar que esos procesos actúen mientras los alumnos realizan las actividades y no interrumpirlos con llamadas de atención cada vez que cometen un error.

 Si los observamos y, mientras ellos actúan, tomamos nota de los errores más importantes (en relación con el objetivo de la actividad que hemos realizado) podremos llamarles la atención al terminar aquella. Recordemos que quien no se arriesga no gana, y quien no se arriesga en el aprendizaje, no progresa. Una enseñanza que estimule la exploración y la toma de riesgos podrá detectar en sus aulas una presencia mucho más abundante de errores. Pero también detectará unos índices más altos de comunicación y progreso en el aprendizaje.