Comunicarse y compartir

J. Fernando García Gutiérrez.
Página profesional.
 CURSOS
El Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas.
Una oportunidad para la renovación pedagógica.

UNO



El Marco no es sólo una buena propuesta técnica, sino sobre todo una política lingüística. Las políticas lingüísticas y educativas no pueden ser nunca a corto plazo, sino que apuntan a modelos de ciudadanos y sociedades en función de los valores humanos a promover y del tipo de sociedades que se quieren construir.

Contienen nuevas propuestas, desde nuevas ópticas, más acordes con los tiempos que vivimos.

Destacamos aquí tres principios:

1.- Se proponen métodos de enseñanza y aprendizaje que ayuden a las personas (jóvenes o adultos) a desarrollar: actitudes, conocimientos y destrezas para ejercer como ciudadanos de sociedades democráticas, es decir, con independencia de criterio y acción, con una mayor responsabilidad y participación social.

2.- Se propone a quienes estamos implicados directamente en la enseñanza de idiomas que basemos nuestro trabajo en el proceso de enseñanza-aprendizaje en las necesidades, motivaciones, características y recursos de los estudiantes. Esto supone situar los intereses del alumnado (o "usuario" como frecuentemente lo llama el Marco) en el eje principal de la toma de decisiones. Efectivamente, el primer requerimiento de la atención a la diversidad está en atender la propia diversidad de cada aula. Y centrar la enseñanza en las necesidades e intereses reales detectados en el aula.  Las pretensiones de poseer un método de valía universal suenan ya a obsoletas.

3.- El tercer punto incide en el primero: el modelo de ciudadano, pero en este caso, al hablar de “destrezas sociales”, se explicitan las competencias comunicativas pues poca destreza social más importante que la de comunicarse. Y por pasiva: pocas finalidades más importantes para el aprendizaje de lenguas que la de su uso natural, casi siempre en entornos sociales. Es un aprendizaje para la acción.