Comunicarse y compartir

J. Fernando García Gutiérrez.
Página profesional.
 CURSOS

Una vez establecidas estas metas fundamentales, el Consejo propone a todas las personas que se ocupan de la organización del aprendizaje de idiomas que basen su trabajo en las necesidades, las motivaciones, las características y los recursos de los estudiantes.

Esto supone dar respuesta a preguntas como las siguientes:

¿Qué tienen que hacer los estudiantes mediante el uso de la lengua?
 ¿Qué tienen que aprender para poder utilizar la lengua con el fin de conseguir esos
        fines?
 ¿Qué les hace querer aprender?
 ¿Qué tipo de personas son (edad, sexo, origen social y nivel educativo, etc.)?
 ¿Qué conocimientos, destrezas y experiencias tienen sus profesores?
 ¿Qué acceso tienen a manuales, obras de consulta (diccionarios, gramáticas, etc.),
        medios audiovisuales, ordenadores y programas informáticos?
 ¿De cuánto tiempo disponen o cuánto están dispuestos a emplear?